Curso: Nuevas perspectivas en la práctica pericial
septiembre 23, 2019
Pautas y material de orientación para práctica psicológica ambulatoria en cuarentena.
marzo 30, 2020

Memoria, verdad y justicia

“Plan de exterminio: arrasar la hierba, arrancar de raíz hasta la última plantita todavía viva, regar la tierra con sal. Después, matar la memoria de la hierba. 
Para colonizar las conciencias, suprimirlas; para suprimirlas, vaciarlas de pasado.
Aniquilar todo testimonio de que en la comarca hubo algo más que silencio, cárceles y tumbas.
Está prohibido recordar.
Eduardo Galeano

24 de Marzo. Singular 24 que nos confronta con la imposibilidad de encontrarnos cuerpo a cuerpo en el espacio público haciendo ejercicio de la memoria. Singularidad que nos interpela como sociedad y como colectivo profesional asumiendo la construcción de la memoria como hecho político y como imperativo ético. Cuando un pueblo recuerda es porque un pasado fue recibido por una generación y fue activamente transmitido a las generaciones contemporáneas. Pero la memoria no se agota en el recuerdo, en la evocación. Asumimos que la memoria es un ejercicio ético porque tiene que ver principalmente con LO PENDIENTE: rememorar un pasado violento cargado de injusticia solo cobra sentido si se lo hace desde un presente que nos permita ir en busca de un futuro de verdad y justicia. Cuestión ética que nos confronta con la responsabilidad de transmitir ese legado de sentidos a otra generación que, dispuesta a recibirlo, pueda así recordar. Transmisión que no es repetición, sino la construcción de un porvenir de justicia. 
Transmisión que nos convoca como profesionales a estar a la altura de la época, construyendo una realidad más justa, inclusiva y plena de derechos para todxs.

Ni olvido ni perdón. 30.000 veces decimos: MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA